Especial

8:33 p.m.

Y ahora, ¿quién podrá defendernos?


Ésta es la pregunta con la cuál el Chapulín Colorado hacía su aparición para salvar del peligro a cuanta damisela o caballero estuviera atrapado en una situación cuasi terrible, claro, muy al estilo "antihéroe" del personaje. Pues quizá sin ese antiheroísmo (más bien, todo lo contrario), existen en México, queridos Ratones de televisión, unos personajes que dentro de ciertos canales de televisión se nombran como defensores de nosotros, los televidentes, las audiencias.

Canal 22 y Once TV tienen dentro de sus normatividades una figura mediante la cuál el público puede expresar sus comentarios, quejas o polémicas con la seguridad de que serán atendidas y canalizadas a las personas indicadas dentro de ambos canales.

Canal 22 lo tiene como "El Defensor del Televidente", y así lo describe en su minisitio:

"Desde 2007, Canal 22 ha adoptado la figura de la Defensoría del Televidente como una forma de estrechar los vínculos con sus audiencias, mediante un espacio en el que éstas participen de manera más activa en la constitución de un canal televisivo verdaderamente público.

La Defensoría del Televidente opera de acuerdo con los criterios que el propio Canal ha establecido en su Código de Ética. Este documento establece los principios que deben regir su quehacer en tanto instancia dedicada a satisfacer necesidades culturales y de interés público por medio de su señal."

En la persona de André Dorcé, especialista en estudios de comunicación y cultura involucrado desde el año 2007 con esta figura, el defensor del televidente opera de diversas formas:



Por otra parte Once TV lo maneja como "Defensor de la audiencia". una figura mediante la cuál el medio y la gente pueden tener un diálogo directo y constante.

Las funciones de esta figura se definen en su sitio:

"Como indica su estatuto, atenderá las quejas de los televidentes que planteen errores graves y cuestiones polémicas sobre el tratamiento de las informaciones y otros contenidos del medio, y las de quienes se vean afectados por una noticia y consideren vulnerados sus derechos.

También recibirá observaciones fundamentadas, que no estén basadas únicamente en opiniones personales ni cuestiones de gusto.

El Defensor cumple su cometido respondiendo a las solicitudes que cumplan un procedimiento determinado, fomentará la negociación en caso de conflicto entre un televidente o cibernauta con el Canal y rendirá cuentas a través de esta página, con el objetivo de ser una vía de diálogo para la mejora continua de Once TV México."

En este caso es Guillermo Montemayor Cruz, productor, guionista, fundador de varios canales entre ellos, el del Congreso, quien establece este vínculo con la televisora y el canal, y he aquí su presentación y forma de operar:



¿Estamos hablando de lo mismo? Sí. Y no sólo por la existencia, o la pugna por ella (desde sus reglamentos y normativas) de un vínculo entre medio y gente, sino porque estas figuras nacen desde la televisión pública y su objetivo es, tal como lo dice André Dorce, hacer una televisión MÁS PÚBLICA con la participación de todos. Dado que en los canales públicos de Europa existen representaciones de la sociedad que están incluso involucradas en la toma de decisión de contenidos, en México, a falta de estas instancias, podemos y DEBEMOS ejercer nuestro derecho a comunicarnos con quienes hacen una televisión para nosotros, desde un medio que está obligado a la inclusión de todas las representaciones de una sociedad, donde todos podamos identificarnos, reconocernos.

Ahora sólo faltan dos cosas importantes:

A) que consumamos televisión pública, quitándonos la idea de que son únicamente espacios de medios para políticos y gobernantes, y
B) que hablemos de ellas y con ellas.

¿No dicen que una buena relación se basa en la comunicación? Es nuestro derecho y nuestra obligación comunicarnos con nuestros medios, pues si no somos nosotros, ¿quién?

Podrían gustarte

0 detallitos

Contacto

yo@ratonadetv.com